IDEAS PARA LA SCHULTÜTE

Los más peques inician sus aventuras escolares en Alemania con un cucurucho bajo el brazo. Y así con su Schultüte cargada de regalitos asistirán a su primer día de colegio.

Esta interesante tradición se remonta al siglo XIX y comenzó en Turingia y Sajonia para, a principios del siglo XX, extenderse al resto del país.

Berlín, años 30 (IMAGNO/Austrian Archives)

Habrá quien los compre hechos, habrá quien durante semanas ejercite sus habilidades y dotes en manualidades para construirlo… y habrá quien se decante por la variante entre una y otra y se haga con uno de los sets preparados de manualidades de la marca Rico. Esta opción es sencilla ya que viene con materiales e instrucciones para conseguir una bonita Schultüte.

Y, ¿cómo rellenamos este cucurucho? Aquí hay una pequeña lista con ideas:

  • Botella o fiambrera personalizada. En simplycolors.de se puede encargar todo lo necesario para el cole y darle un toque personal con un dibujo y el nombre del niño/a.

  • Rotuladores mágicos. Estos no forman parte del material escolar requerido pero son super divertidos. Se trata de rotuladores a los que al pasarles el rotulador «mágico» blanco, cambiarán de color.

  • FlikFlak. Estos relojes son perfectos para aprender la hora y pueden ser un bonito regalo de los abuelos. Se puede personalizar la correa y añadir el nombre o, por ejemplo, un número de teléfono.

  • Letras que se transforman en robots. Abecedario transformable en pequeños robots. También existe la misma idea con números. A mi hijo, aunque ya hayan pasado unos años desde su Einschulung, todavía le encanta jugar con ellas.
  • Juego de dados. Este juego de dados matemáticos a partir de 6 años es una buena opción para practicar operaciones matemáticas sencillas. Hay otro para niños más mayores.

  • Dobble. Juego muy popular y divertido. Si ya tienen la edición clásica, hay muchas variantes, como por ejemplo de los Minions o de Harry Potter. Éxito garantizado.

  • Uno. Este juego clásico no falla nunca. Si no lo tienen todavía, lo disfrutarán mucho en esta nueva etapa que inician.

  • Blokus de viaje. Para que quepa en la Schultüte, este tamaño de viaje para dos jugadores es perfecto. El juego es a partir de 7 años pero mi hijo empezó mucho antes a jugar con él. Juego de estrategia sencillo que cuenta sólo con una regla: conecta las fichas de tu color, tocando sólo una esquina. El jugador que al final tenga menos fichas (se cuentan los cuadraditos de las fichas), gana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.